chi sao

La importancia de los pasos en el chi sao


Se puede decir que hay dos grandes tendencias a la hora de practicar chi sao: aquella en la que el enfoque se pone principalmente en el uso de las manos y se desarrolla de forma principalmente estática, y aquella en la que se enfatiza el uso de los desplazamientos.
Aunque entrenar chi sao sin desplazamientos, o casi sin ellos, puede ser útil en una fase inicial del aprendizaje, lo cierto es que mantener esta modalidad como principal conlleva importantes peligros a la hora de ser eficaces en el combate. De hecho, una vez dominados los pasos en el chi sao, todas las técnicas (o prácticamente todas) deberían realizarse con desplazamiento.

chi sao

La distancia inicial entre los practicantes durante el chi sao es una distancia demasiado larga como para que un golpe lanzado desde ella fuera eficaz. Para que un golpe produzca la conmoción necesaria para lograr un k.o. éste debe producir una sacudida, al “atravesar” el golpe el cuerpo del adversario. Es por ello que para trabajar a una distancia realista en la que, si lo deseáramos, pudiéramos causar verdadero daño al adversario debemos avanzar hacia él. Es decir que para golpear de forma correcta desde el punto inicial debemos dar un paso con el ataque.
Por otro lado a la hora de defender el ataque del adversario, aunque en ocasiones podamos detener al adversario sin retroceder, lo cierto es que si nos acostumbrarnos a utilizar solamente nuestros brazos como herramienta defensiva corremos varios peligros. Por un lado usamos solamente un recurso defensivo, mientras que si la defensa viene acompañada de un desplazamiento y nuestras manos fallan tendremos más posibilidades de evitar el ataque del adversario. Por otro lado y aunque no fallemos, si el adversario lanza un ataque con un gran desplazamiento, aunque evitemos el golpe con el uso de las manos sin desplazarnos es posible que nos quedemos tan cerca del cuerpo del atacante que nuestros propios movimientos se vean dificultados por falta de espacio. Evidentemente el error contrario que debemos evitar es desplazarnos demasiado y salir de la distancia mínima de chi sao, alejándonos más de lo necesario.
Por último el uso de pasos en el chi sao, tanto para atacar como para defender, nos permite trabajar los ángulos. Buscamos siempre conseguir que nuestra línea central anatómica (la que divide el cuerpo en dos mitades simétricas) coincida con la línea central real (el plano que une nuestra columna vertebral con la del adversario), pero que no sea así para nuestro adversario. Esto nos da una ventaja sobre él, y no puede lograrse sin trabajar las técnicas con pasos en el chi sao. Igualmente aprender a evitar que nos ganen la línea central también es algo que logramos al entrenar el chi sao con pasos.

En definitiva: entrenar las técnicas de chi sao sin desplazamientos puede ser una fase inicial adecuada (aunque no necesaria) para el principiante. Entrenar un chi sao con gran uso de pasos nos otorga una práctica más útil para desarrollar habilidades eficaces en combates reales.

[give_form id=”470″]

 

 

 

 

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s